¿Soy periodista si tengo título pero no ejerzo?

Periodistas de Elche, en una multitudinaria rueda de prensa. Cristina Medina
Periodistas de Elche, en una multitudinaria rueda de prensa. Cristina Medina

Por Javier Pascual 

La Real Academia de la Lengua (RAE) acaba de modificar el significado de la palabra periodista. Hasta ahora se contemplaban dos acepciones:

  1. Persona legalmente autorizada para ejercer el periodismo.
  2. Persona profesionalmente dedicada en un periódico o en un medio audiovisual a tareas literarias o gráficas de información o de creación de opinión.

Desde hace unas semanas, periodista es:

  1. Persona que se dedica al periodismo.

Y periodismo:

  1. Actividad profesional que consiste en la obtención, tratamiento, interpretación y difusión de informaciones a través de cualquier medio, escrito, oral, visual o gráfico.
  2. Estudios o carrera de periodismo.

Entre otros, el cambio ha sido aplaudido por el vicedecano de Investigación de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra, Ramón Salaverría, quien propuso renovar la definición de periodista por considerarla obsoleta en 2015.

La nueva definición de periodista parece de Perogrullo. ¿Pero es periodista todo aquel que se dedica al periodismo?

Evidentemente la capacidad de tratar, interpretar y difundir informaciones no es exclusiva de los licenciados o graduados en Periodismo. La mejor periodista con la que he trabajado es licenciada en Química.

Si bien en una profesión con demasiado intrusismo, también creo que los titulados en el asunto tenemos el derecho y la obligación de reclamar nuestra inclusión en la definición de periodista, salvo que queramos devaluar nuestro título universitario y nuestros estudios. Si es así, vayamos cerrando todas las facultades de periodismo que han proliferado como setas por todo el país en los últimos años.

Acudo nuevamente a la RAE.

Médico: Persona legalmente autorizada para ejercer la medicina.

Arquitecto: Persona legalmente autorizada para ejercer la arquitectura.

Abogado: Licenciado en derecho que ofrece profesionalmente asesoramiento jurídico y que ejerce la defensa de las partes en los procesos judiciales o en los procedimientos administrativos.

Las dos primeras definiciones comparten sentencia con la antigua de periodista: “persona legalmente autorizada para ejercer”. Parece evidente que la legalidad deriva de su título universitario que acredita los conocimientos de medicina o arquitectura. No me imagino a ninguno de estos colectivos reclamando a la RAE el cambio de estas definiciones por obsoletas. Es más, estos días estamos asistiendo a un debate sobre la contratación por parte de las administraciones públicas de médicos (licenciados) que no han hecho el examen de Médico Interno Residente (MIR). Se podrá discutir si es o no necesario haber superado la prueba, pero médicos, lo son.

En el caso de los abogados, no basta con tener la licenciatura o el grado, según la definición de la RAE. De hecho, los colegios de abogados, y el de Elche es un ejemplo, disponen de una Escuela de Práctica Jurídica para la formación de los licenciados en Derecho en el ejercicio profesional de la abogacía.

Hay que reconocer a la nueva definición de la RAE que nos pone ante la realidad de nuestra profesión. Aquí puede ser periodista cualquiera. No hace falta tener titulación como es obligatoria para médicos, arquitectos o abogados. Pero, ¿en qué situación quedamos entonces los titulados?

Si trabajas en un medio de comunicación eres periodista. No hay duda. Ejerces la actividad profesional consistente en la obtención, tratamiento, interpretación y difusión de informaciones.

Sin embargo, ¿qué ocurre si estás en paro, situación laboral que comparten en la actualidad miles y miles de licenciados? Como no desarrollas una actividad profesional y, por lo tanto, no te dedicas al periodismo, ¿no eres periodista? ¿Y quienes han acabado haciendo la muy socorrida gestión de redes sociales, han terminado en otras actividades debido a la crisis del sector o han abandonado la profesión por decisión propia?

Recuerdo que la definición del término provocó un gran debate durante la gestación de la Asociación de Periodistas de Elche y no ocultaré que, a pesar de la incomprensión que el asunto pueda generar entre los no licenciados, la opinión mayoritaria era de máximos. Periodista es exclusivamente el licenciado en la materia.

Finalmente, y así se recoge en nuestros estatutos, acatamos la fórmula que establece la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) que en el artículo 4.5 de sus estatutos establece que “se considera periodista a quien está en posesión de un título (licenciatura u otro superior de carácter oficial para el que se exija tener una licenciatura) expedido por una Facultad de Periodismo, Ciencias de la Información o denominación equiparable, de cualquier universidad española o extranjera con titulación homologada en España, así como a quienes posean el título de periodista expedido por las extintas Escuelas de periodismo y a los que en el momento de aprobarse estos Estatutos figuren inscritos en el Registro profesional de Periodistas de la FAPE”.

La disposición adicional única de sus estatutos añade que “con carácter excepcional, las Asociaciones federadas podrán solicitar a la Federación autorización para admitir como socios a quienes sin estar en posesión de la titulación a que se refiere el artículo 4.5 de estos Estatutos, ejerzan el periodismo de forma continuada y como principal medio de vida”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s